CAPITULO 4
CAPITULO 4
LA LEGION DE LAS ALMAS PEQUEÑAS
CAPITULO I
CAPITULO 2
MARGARITA
Estatutos de la Legión de las Almas Pequeñas
PREFACIO
CAPITULO 3
2- La especificidad de la Legión
CAPITULO 4
CAPITULO 5
CAPITULO 6
CAPITULO 7
CAPITULO 8
CAPITULO 9
CAPITULO 10
¿Cómo ser miembro de la Legión?
LA LEGION EN EL MUNDO
El fin de la Legión de las Almas Pequeñas y los medios para realizarlo.

¿Cómo el Mensaje puede llegar a ser un verdadero libro de cabecera?

(Finalidad del Mensaje, finalidad de la Legión, El Acto de Ofrenda y la Jornada de un Alma Pequeña, el Islote de Santidad, la Regla de vida y el apostolado)
----------------------------------------------------------------------
El Mensaje, Libro Viviente, Fuente de la Misión de la Legión de las Almas Pequeñas

1. El Mensaje.

El "Mensaje del Amor Misericordioso a las Almas Pequeñas" es un Libro Viviente porque él se revela como un medio privilegiado para dialogar con Dios.

1.1 Su finalidad

El Mensaje en primer lugar nos recuerda el Amor infinito de Dios para los hombres. Mucha gente ya no cree en ese Amor infinito de Dios y dudan de su existencia o han abandonado el camino de sus Mandamientos. Por esta razón Jesús viene a recordárnoslo:

<<La finalidad del Mensaje, hela aquí:
conocimiento más profundo de mi amor hacia los hombres.
Lo que Yo pido:
Sacrificios, oraciones, mortificaciones;
intensificación del culto a María;
reanudación del rezo del Rosario y propagación de este rezo por todas partes>> (29.01.67)
1.2 En el Mensaje, es Jesús el que nos habla hoy por su pequeña mensajera, Margarita:

<<J- Yo no he dado un mensaje al mundo para la enmienda de un alma sino para la enmienda de todas las almas.
Yo no he venido para una sola alma, sino para todas las almas.
Durante mi vida pública, hablaba a las muchedumbres y ellas me escuchaban con fervor.
Durante mi vida pública, hablaba a las muchedumbres y ellas me escuchaban con fervor.
Durante muchas horas se alimentaban de mis enseñanzas.
Hoy, sigo hablando. Pues todos necesitáis ser renovador. Para deciros y repetiros mi amor por vosotros he elegido a un alma pequeña que así llega a ser mi portavoz ante vosotros.
En cuanto a Mi, volveré al fin de los tiempos para hacer Justicia. ¿Por qué se extrañan algunos de vosotros de mis palabras que son Espíritu y Verdad? Son siempre las mismas palabras.
¿Habéis cambiado hasta el punto de no reconocerme?
Son páginas del Evangelio. No quito nada a lo que ha sido y a lo que es.
Sed lo bastante humildes para reconocerme en este Mensaje que Yo dirijo a todos y a cada uno en particular. Este pasaje o este otro os concierne.
Descubridlo a la luz de mi gracia>> (24.04.69)

2. La Legión

La fundación de la Legión de las Almas Pequeñas ha sido pedida por Jesús a Margarita.

<<J- La fundación de la Orden Espiritual de las Almas Pequeñas es tu misión. Con el total acuerdo de tu Obispo, avanza...>> (12.08.1974)

2.1 Su finalidad

La finalidad que Jesús da a la Legión de las Almas Pequeñas, es claramente la participación de la obra salvífica, y para realizar este fin. El pide la formulación de Islotes de Santidad:
<<He dicho y vuelvo a decir; mis almas pequeñas pueden salvar el mundo. Algunas almas santas en una parroquia pueden salvarla. Varias parroquias que posean almas santas pueden salvar un país. Hay que vivir e irradiar el Amor. Pero no se conseguirá nada sin sacrificios>> (05-12-1976)
Y Jesús dice todavía:
<<Las almas pequeñas llevan todas una gran responsabilidad ante Mi. A cada una de ellas, he asignado un número importante de almas que salvar. ¡Adivinas muy bien hija mía, que no se va a la guerra sin recibir golpes! ¡ no existe más que un solo remedio para apaciguar el sufrimiento, ¡el Amor!Sedante por excelencia, bálsamo para cualquier herida, es una medicación inagotable.
Usad a vuestro antojo, de este medicamento que fortalece vuestra voluntad de vencer, vuestra confianza a toda prueba, vuestra esperanza a pesar de todo, vuestra fidelidad a la gracia que os modela>> (25-08-1979)
Eso aparece claramente en la perspectiva escatológica que se revela en el mensaje del 12 de agosto de 1992. Jesús hace aparecer en este pasaje a las Almas Pequeñas en su Presencia "llegado el día" y el contexto de ese mensaje nos hace comprender que se trata de su venida gloriosa. Las Almas Pequeñas "acompañarán a la Justicia en marcha"
<<La Misericordia intervendra entonces, y, rodeada de sus fieles legionarios, Ella se adelantará al encuentro, de los rebeldes, todavía numerosos ciertamente para, conmovidos ya por el espectáculo incomprensible aún a sus ojos de carne>>
<<Es en ese momento que la Legión de las Almas Pequeñas tendrán un rol capital por desempeñar: precediendo y cantando el Hosanna del Divino Amor, para que la Inmanente Justicia, asombrada y maravillada, detenga su avance para escuchar, enternecida, el grito de amor de los pequeñitos>>
En un lenguaje humano, podríamos decir que el papel de las Almas Pequeñas, en ese momento, es el de apartar la atención de la Justicia de las almas rebeldes para atraerla hacia ellas, no pidiendo sino dejarse amar y amar como pequeñitos.
Estas palabras muestran claramente el papel que tendrán las Almas Pequeñas junto a las almas rebeldes, en ese momento decisivo en que tendrán que elegir: o bien rendirse al amor, o encerrarse definitivamente en su rebelión.
Y las palabras sugieren la manera en que se realizará la participación a la obra de salvación. Los rebeldes serán "conmovidos por el espectáculo incomprensible todavía a sus ojos carnales". Ni reproches, ni discusión, sino "el grito de amor de los pequeñitos".
¿Por qué Jesús quiere tener a su lado a unos pequeñitos en ese momento de elección definitivo, si no es para salvar todavía a todos aquellos que querrán ser salvados?. La continuación del Mensaje nos lo sugiere también:<<El Amor como una marea lo invadirá todo y tomará el lugar de la Santa Justicia, una vez más vencida y triunfará de todas las resistencias>>. ¿De qué manera se realizará, pues esta participación en la salvación? La palabra de Jesús sobre el "Juicio Final" en el Evangelio de San Mateo, nos permite entreverlo, Jesús dice: <<En verdad os digo, que cuantas veces hicisteis eso a uno de estos mis hermanos pequeños, a Mi me lo hicisteis>> (Mt.25,40). ¿Cómo puede aplicarse esta palabra a los rebeldes que están todavía por salvar?. Ante la evidencia de la Justicia Divina, que se presenta ante ellos, estos rebeldes pueden ser tentados por la desesperación. Ellos no pueden seguir negando más la Justicia de Dios,pero ¿querrán aceptar ser el objeto de la Misericordia Divina?.¿Querrán acoger el Amor de Dios?. En aquel momento crucial, la presencia de los pequeñitos junto a ellos, les ayudará y con su presencia atrayente, los apartará de la desesperación. A estos pequeños, Jesús pide solamente que sean "deseos de amor" que no escondan su fragilidad y que acepten un gesto de amistad de parte de estos rebeldes, quienes no tendrán ninguna razón de sentirse asustados por ellos y estarán solamente sorprendidos por su presencia junto a ellos. Hasta el último minuto antes de Juicio Final, todo hombre o toda mujer que haya acogido a uno de estos pequeñitos, aunque no fuera más que con una sonrisa, oirá la palabra de Jesús que le salva: <<en la medida en que hicisteis eso a uno de estos más pequeños...>> (En el Mensaje del 13 de Junio de 1992: transmisores de hombres. Ver anexo Pág. 72)
He aquí la colaboración que Jesús pide a sus Almas Pequeñas en la realización de su Obra de Salvación del mundo. Con esta finalidad, Él desea la formación de Islotes de Santidad en el mundo entero.
<<Las Almas Pequeñas deben llegar a ser amor para ser verdaderas en El. Ellas son engendradas por el Amor-Caridad. A pesar de los esfuerzos del enemigo, ellas cubren la tierra con un manto protector. Bajo este manto, ellas, conjugan el verbo "amar", dando nacimiento a pequeños amores que crecerán y continuarán la renovación del mundo, con unos nacimientos sucesivos>>
Este lenguaje poético, evoca la formación de los Islotes de Santidad donde las Almas Pequeñas "conjuguen el verbo amar" atrayendo a sí a otras almas que vienen a unirse a ellas ("dando nacimiento a pequeños amores") Por la formación de estos Islotes, las Almas Pequeñas "cubren la tierra de un manto protector".
Toda la actividad de estos Islotes de Santidad consiste en ayudar a las Almas Pequeñas a "llegar a ser amor", tal como San Pablo describe el amor:
<<El Amor (la caridad) es paciente, el amor es servicial: no es envidioso, no es jactancioso, no se hincha, no es descortés, no busca lo suyo, no se irrita, no piensa mal, no se alegra de la injusticia, sino que se complace en la verdad: todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. La Caridad jamás decae>> (I Cor. 13.4-8)
3- Los medios

Los medios para realizar el fin que Jesús da a la Legión de las Almas Pequeñas, y que serán desarrollados en los capítulos siguientes son:

- El Acto de Ofrenda y la Jornada de un Alma Pequeña.

-El Islote de Santidad.

-La Regla de Vida y el apostolado.

4- ¿Cómo leer el Mensaje?
Recordemos en primer lugar, lo que dice el Catecismo de la Iglesia Católica a propósito de las revelaciones privadas.:
<<Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, es la Palabra única, perfecta e insuperable del Padre. En El lo dice todo y no habrá más palabras que ésta (...)
La Economía Cristiana por ser Alianza Nueva y definitiva, nunca pasará pues; y no hay que esperar otra revelación pública antes de la gloriosa manifestación de Nuestro Señor Jesuscristo. Sin embargo, incluso si la revelación esté acabada, no está completamente explicitada; a la fe crsitiana pertenecerá captar gradualmente su alcance en el curso de los siglos.
A lo largo de los siglos ha habido revelaciones llamadas "privadas", algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia. Sin embargo no pertenecen al depósito de la fe. Su papel no es el de "mejorar" o "completar" la Revelación definitiva de Cristo, sino de ayudar a vivirla más plenamente en una cierta época de la historia. Guiado por el Magisterio de la Iglesia, el criterio de los fieles sabe discernir y acoger lo que en estas revelaciones constituye una llamada auténtica de Cristo o de sus santos a la Iglesia>> (C.E.C. n 65,66,67)
Creemos que el Mensaje es una gracia específica, que constituye una auténtica llamada de Jesús a las Almas Pequeñas. ¿Cómo puede llegar a ser un libro de cabecera?
Se puede leer el Mensaje lentamente, de manera continua, asimilando el diálogo entre Jesús y Margarita, así como las meditaciones y oraciones inspiradas de Margarita. (Jesús dijo un día a Margarita: "Tu imaginación está bajo mi control").
Puede uno también detenerse en una palabra y profundizarla. El hecho de abrir el Mensaje al azar y de recoger cierto pasaje puede ser una manera de abrir su corazón a la Providencia Divina que nos da cada día el alimento espiritual que necesitamos.
<<Qué hermoso poema de amor el nuestro! Prometo que los que hagan de él su libro de Vida, serán pagados ya en este mundo con una abundancia de gracias selectas>> (09-08-1966)
Las almas que escuchen con fe mi Mensaje de Amor, arderán todas con un amor sobrenatural>> (11-09-1966)
Puede variar el puesto que se debe dar a la lectura del Evangelio y de la Biblia frente a la lectura del Mensaje, en la lectura personal y en las reuniones. El Mensaje es evangélico y nos hace entrar de manera actual en el Evangelio. Pero es necesario también leer el Evangelio y meditarlo. No existe una regla rígida en cuanto a las proporciones que se deben guardar en la lectura de uno y del otro.
Los que participan cada día en la Misa, escuchan la Palabra de Dios en el Evangelio y en toda la Escritura Santa. La lectura del Mensaje, fuera de la Misa, les ayudará a descubrir el vínculo profundo entre el Evangelio y el Mensaje. El Evangelio y el Mensaje se reponden mutuamente; el Evangelio da al Mensaje su garantía y no a la inversa.
Numerosos testimonios nos muestran el carácter providencial de la lectura del Mensaje. Muchas Almas Pequeñas encuentran en él una respuesta muy concreta a las preguntas que se plantean en las circunstancias de su vida interior y de sus compromisos exteriores. El descubrimiento del Amor concreto de Dios en nuestra vida y del trabajo de Dios en nuestra alma, pasa por la noche de las purificaciones.
Sin embargo, hay que tener cuidado de no utilizar el Mensaje suprimiendo nuestra libertad interior en las elecciones que debemos hacer, nosotros mismos, en las circunstancias concretas de nuestra vida. No puede haber una respuesta automática por medio de la lectura del Mensaje. Sin embargo, el Mensaje nos da a veces, por la gracia de Dios una respuesta providencial cuando lo abrimos al azar. Pero nuestra decisión debe provenir siempre de nuestra reflexión, con la que intentamos ver si esta decisión es verdaderamente buena.
Igualmente podemos sacar un gran provecho pòr medio de la lectura comunitaria del Mensaje en los Islotes de Santidad. Ella puede ser un enriquecimiento mutuo compartiendo las reflexiones que suscita en cada una de las Almas Pequeñas del Islote, la lectura de un pasaje del Mensaje.